2011

Categoría Científica y Tecnológica

Dr. Eduardo Rodríguez Oreggia y Román
Ganador del Premio Luis Elizondo 2011, en la Categoría Científico y Tecnológico

El Dr. Eduardo Rodriguez obtuvo el título de Contador Público y Auditor, la Maestría en Economía, el Doctorado en Filosofía en Planeación, y el Doctorado en Economía.

Se ha desarrollado profesionalmente en las siguientes instituciones:
• El Instituto de Investigaciones sobre Desarrollo Sustentable y Equidad Social, de la Universidad Iberoamericana, donde se desempeñó como Coordinador de Investigación PROFIDE de 2005 a 2008.

• La Secretaría de Desarrollo Social, donde ocupó el cargo de Asesor del Subsecretario de Desarrollo Urbano durante el año 2004.

• El Centro Interamericano de Seguridad Social, donde trabajó como Coordinador de Investigación y Publicaciones durante 2002 y 2003.

• El Centro de Investigaciones Económicas de la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Nuevo León, donde laboró como Investigador de 1995 a 1996.

• Actualmente colabora, en el Tecnológico de Monterey. Obtuvo el título de Contador Público y Auditor en la Universidad Autónoma de Tamaulipas, en 1993, y la Maestría en Economía, en la Universidad Autónoma de Nuevo León, en 1995. Cuenta, asimismo, con dos doctorados: el Doctorado en Filosofía en Planeación, otorgado por London School of Economics en 2003; y el Doctorado en Economía que le fue expedido por la Universidad de Barcelona en el 2006.

El Dr. Rodríguez Oreggia ha publicado dos libros; ha escrito ocho capítulos de libros, publicados en México y en dos países extranjeros, y ha escrito numerosos artículos en revistas de su especialidad.

Entre los años 1999 y 2011 ha escrito ocho capítulos de libros publicados en Brasil, Estados Unidos y México. Los títulos de los tres libros en los que ha tomado parte más recientemente son: Capital social en México, Informalidad y políticas públicas en América Latina, y Economía en mangas de camisa.

 

Ha publicado numerosos artículos en revistas de su especialidad, de los cuales, los más recientes son:

• Regional Growth in Mexico under Trade Liberalisation: How Important are Agglomeration and FDI, publicado en 2011 en Annals of Regional Science, editada en Suecia

• Factores de dinámica social asociados a la obesidad en adultos en México, que apareció en la revista mexicana “ Estudios económicos” en 2010.

• Microfinanzas y la tenencia de activos no financieros en México, publicado
por la revista mexicana “ Investigación económica” en 2010.

De su labor de investigación, que ha sido muy fructífera, destacan los trabajos más recientes, en los que ha fungido como jefe de la investigación:

• Informalidad en América Latina: El caso de México, realizado en la Escuelade Graduados en Administración Pública y Política Pública, EGAP, del Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México, con la colaboración de la Fundación Adenauer.

• Uso de redes sociales en el mercado laboral mexicano, llevado a cabo en la propia EGAP, en alianza con Inmujeres.

• Impacto de los desastres naturales sobre el bienestar de los municipios, elaborado, asimismo, en la EGAP, con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

La labor del Dr. Rodríguez Oreggia ha sido reconocida a través de diversos premios, entre los que destacan:
• El Premio Nacional de Investigación Científica a Jóvenes Investigadores 2010 en el área de Ciencias Sociales, otorgado por la Academia Mexicana de Ciencias.

• El Premio de Investigación Juan F. Noyola, recibido en 2007 de parte de la Universidad Nacional Autónoma de México.

• El Premio FICSAC, instituido por la Universidad Iberoamericana, que le fue
concedido tanto en 2007 como en 2008.

Por sus destacados méritos académicos en el área de las ciencias sociales, el Jurado del Premio Luis Elizondo 2011 ha decidido otorgarle dicho Premio, en la Categoría Científico y Tecnológico, al Dr. Eduardo Rodríguez Oreggia y Román.

 

 


Categoría Humanitaria para Agrupaciones Estudiantiles

Escuela Comunitaria Aprendiendo Juntos Ganadora del Premio Luis Elizondo 2011, en la Categoría Humanitario para Agrupaciones Estudiantiles La Escuela Comunitaria Aprendiendo Juntos, instituida por un grupo estudiantil de la Universidad La Salle, Cuernavaca, comenzó a operar en agosto de 2003.

La misión de esta escuela es facilitar el acceso a la educación a niños, jóvenes y adultos que – por situaciones económicas, laborales o personales– no lograron acceder a ella en el momento más adecuado. Esta escuela comunitaria ofrece educación básica y media superior en sistema abierto, educación en nuevas tecnologías, y enseñanza del inglés y del lenguaje de señas mexicano.

Los objetivos del grupo estudiantil son:


• Incidir en la transformación de la sociedad a través de compartir el conocimiento.

• Facilitar el acceso a la educación básica y media superior a jóvenes y adultos de escasos recursos mediante la educación en modalidad abierta.

• Contribuir a la disminución de la pobreza tecnológica mediante cursos de computación dirigidos a niños, jóvenes y adultos de escasos recursos.

• Incrementar el conocimiento de otros grupos de individuos mediante la enseñanza del inglés y del lenguaje de señas mexicano.

• Contribuir a la construcción de una democracia participativa mediante la educación en torno de los siguientes ejes:


- Fomento de la lectura.
- Garantías individuales.
- Derechos de los niños y las niñas.
- Derechos humanos.
- Educación ecológica.

Entre los logros de esta agrupación estudiantil destacan los siguientes:

• La aprobación del examen general de educación básica o el examen general de educación media superior por un promedio semestral de 32 personas que asisten a la escuela comunitaria.

• La recepción de reconocimientos por haber terminado alguno de los cursos generales que ofrece la escuela comunitaria por un promedio semestral de 58 personas.

• La conformación de la Biblioteca Comunitaria “Hermano Miguel”, que cuenta con 3,000 volúmenes obtenidos como donativo. Esta biblioteca funciona con el sistema de préstamo a domicilio y lleva a cabo la campaña de lectura de un libro por semestre por alumno.

• La edición de cinco números de la Revista Comunitaria “San Cristóbal y sus alrededores”, que se publica semestralmente, con un tiraje de 1,000 ejemplares.

Esta revista se distribuye gratuitamente, o a través de una cooperación voluntaria, entre los alumnos de la escuela comunitaria y las familias de bajos ingresos.

• La impartición de cursos de inglés en cuatro niveles.

• La impartición de cursos de computación básica y avanzada.

• La impartición de educación básica para invidentes, a la que se suma la preparación de material educativo en braille y la capacitación de estudiantes universitarios en esa técnica, así como la elaboración de material bibliográfico en audio, para los propios invidentes.

• La enseñanza del lenguaje de señas mexicano.

• El curso de computación básica para sordomudos.

El número de personas beneficiadas por la acción de la agrupación estudiantil en los
últimos años son:

• En 2010: 500 personas inscritas en la escuela.

• En 2009: 454 personas inscritas en la escuela.

• En 2008: 375 personas inscritas en la escuela.

• En 2007: 345 personas inscritas en la escuela.

Adicionalmente, durante esos tres años, 4,000 personas de 1,000 familias se beneficiaron semestralmente a través de la revista comunitaria.

El 70% de la población beneficiada está constituido por jóvenes y adultos y el 30% restante por niños.

El grupo estudiantil que opera los programas de la escuela comunitaria está constituido por 40 personas, a los que se suman 40 voluntarios universitarios, pertenecientes a diversas carreras profesionales y semestres de estudios, que trabajan en la escuela comunitaria al menos durante un semestre escolar.

La agrupación estudiantil Escuela Comunitaria Aprendiendo Juntos ha recibido los siguientes reconocimientos a su labor:

• Reconocimiento a la labor educativa con enfoque social y a la contribución al avance académico de la población del Estado, entregado en 2009 por el Estado de Morelos.

• Reconocimiento al compromiso con la educación de trabajadores, otorgado por el Instituto Estatal de Educación de Adultos en 2004.

Para llevar a cabo su labor, la escuela comunitaria ha establecido lazos de apoyo con:

• La Coordinación Estatal del Subsistema de Preparatoria Abierta, CESPA.

• El Instituto Estatal de Educación de Adultos, IEEA.

• El Centro de Atención Múltiple del Estado de Morelos, CAM.

• La Asociación Educativa, Cultural y Recreativa para Sordos de Morelos, A. C.

Por su valiosa contribución al mejoramiento educativo de comunidades en desventaja, el Patronato del Premio Luis Elizondo ha decidido otorgarle dicho premio, en la Categoría Humanitario para Agrupaciones Estudiantiles, a la Escuela Comunitaria Aprendiendo Juntos, operada por estudiantes de la Universidad La Salle, Cuernavaca.

 

 

Categoría Humanitaria

Fondo para la Paz
Ganadora del Premio Luis Elizondo 2011, en la Categoría Humanitario


Fondo para la Paz es una institución de asistencia privada, fundada en febrero de 1994, cuya misión es impulsar el desarrollo de las comunidades indígenas que viven en pobreza extrema, a través de incrementar las capacidades de las personas que las integran para que sean capaces de mejorar sus propias condiciones de vida.

Su visión a largo plazo es ser un factor determinante en la erradicación de la pobreza extrema en México.

Los objetivos de Fondo para la Paz son:

1. Generar capacidades autogestivas y capital social en comunidades indígenas marginadas para que los beneficiarios sean los agentes de su propio desarrollo.

2. Propiciar las condiciones de salud, de educación y de acceso a los servicios básicos y medio-ambientales requeridas para que los habitantes de esas comunidades salgan de la pobreza extrema.

3. Generar procesos de desarrollo sustentables y viables a largo plazo en esas
comunidades.

Desde su fundación a la fecha, el Fondo para la Paz ha atendido a más de 500,000 personas en situación de vulnerabilidad y marginación.

En sus dos primeros años de existencia, apoyó a casi 5,000 familias chiapanecas desplazadas por el conflicto zapatista, así como de los estados de Oaxaca, Hidalgo y Yucatán, con el proyecto de granjas aviares, al que se sumaron después los proyectos de porcinos y ovinos.

Ha atendido emergencias alimentarias, humanitarias y de reconstrucción de viviendas provocadas por desastres naturales, como los huracanes Paulina, Isidore y Stan, en las que brindó ayuda a más de 15,000 damnificados de varios estados de la república.

En los primeros años del nuevo milenio, Fondo para la Paz intervino en las comunidades más marginadas de 14 estados de la república en programas de letrinización, generación de huertos de traspatio y proyectos productivos de aves, puercos, borregos y conejos. La ampliación de su cobertura durante esos años llevó a la institución a focalizarse en proyectos que promovieran el desarrollo integral de las familias y a replantear su modelo de intervención.

Así, a partir de 2005 la organización llevó a cabo múltiples proyectos en beneficio de las comunidades, mediante planeación participativa, grupos focales de trabajo y vinculación con diversos actores sociales. Algunas de las acciones llevadas a cabo fueron talleres sobre conservación y manejo de alimentos, higiene personal, limpieza del medio ambiente, alimentación de pacientes con diabetes mellitus, alimentación de niños en edad escolar y promoción de la lactancia.

Asimismo, apoyó a las comunidades con campañas de limpieza, eliminación del humo de leña de las viviendas, instalación de granjas avícolas comunitarias, vigilancia nutricional de niños menores de cinco años de edad, incremento del acceso a servicios sanitarios y a alimentos, mejoramiento de las casas de salud y esterilización de perros.

El profesionalismo de la institución le ha permitido firmar convenios de colaboración con el Instituto Nacional de Salud Pública, el Instituto Nacional de las Ciencias Médicas y la Nutrición “Salvador Zubirán”, el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua y el Instituto Nacional de Ecología, así como acceder al mundo de la cooperación internacional para el desarrollo, lo que se ha manifestado en el trabajo que ha desarrollado con más de 70 gobiernos, OSCs y empresas de España. Asimismo, en 2010, a través de Fondo para la Paz, México participó por primera vez en el evento mundial creado hace 8 años "Olimpiada solidaria de estudio", cuyo objetivo es el fomento del acceso a la educación. México quedó en segundo lugar entre los 15 países que participaron, por tener el segundo mayor número de alumnos participantes y de fondos recaudados para ese fin.

La labor de Fondo para la Paz ha recibido los siguientes reconocimientos:

• En 2010 y 2009 obtuvo mención honorífica en el Premio Nacional de Acción Voluntaria y Solidaria.

• En 2010 fue la institución representante en México para la Carrera mundial por el agua, que se efectuó bajo el nombre de “Live Earth, run for Water”.

• En 2008 y 2007 obtuvo los premios Dianui y Funsalud, a la vinculación filantrópica en nutrición infantil.

• En 2007 obtuvo el Premio Compartir, para instituciones que trabajan en el desarrollo comunitario.

• En 2003 se le reconoció, por Sedesol e Indesol, como “Una de las mejores prácticas sociales.”

La organización, cuyo Patronato está presidido por Gabriela Gout Lebrija, cuenta actualmente con 34 empleados y 500 promotores y promotoras voluntarios.

Por su extraordinaria labor de desarrollo social, el Patronato del Premio Luis Elizondo ha decidido otorgarle a la organización Fondo para la Paz, el Premio Luis Elizondo 2011 en la Categoría Humanitario.